Penetración de los dispositivos móviles 1998-2008

Penetración de los dispositivos móviles en el mundo 1998-2008 (países por PIB)

Que el dispositivo móvil es la tecnología que más intensa y rápidamente se ha difundido a nivel global constituye ya un lugar común. Tanto como que el móvil se ha convertido en poco más de cinco años en mucho más que un teléfono. Más del 60 % de la población mundial tiene ya acceso al móvil. El último informe de la International Communication Union eleva las previsiones para finales de 2009 a un 67 % (4.600 millones), frente a una penetración de Internet de apenas un 26 % a nivel global (1.715 millones). Los índices de penetración de la telefonía móvil superan el 100 % en varios de los países de Europa, así como en Israel, Corea o Taiwan (140 %). En los Emiratos Árabes alcanza el 200 %. Y también en Argentina, Panamá, Uruguay o Ucrania superan la cuota del 100 %.

Es cierto, no obstante, que este grado de implantación social nos habla únicamente de conexiones estándar, lo cual, si pensamos en un uso mayoritariamente orientado hacia la comunicación por voz, no aporta en apariencia nada significativo al horizonte de los contenidos en el nuevo medio. No obstante, la perspectiva cambia si, como señalan Ahonen y Moore, tenemos en cuenta que, de ese 60 % de penetración mundial del móvil, el 90 % cuenta con un navegador básico (vía GPRS) y un 20 % (unos 610 millones) con conectividad 3G. Un 10 %, además, posee un dispositivo móvil avanzado (smartphone) (475 millones) y, de acuerdo con la ITU, la conectividad 3,5 G (es decir, la banda ancha móvil) alcanza ya al 9,5 % de la población mundial. A título comparativo, baste recordar que en el mundo circulan diariamente unos 480 millones de periódicos.

La potencialidad del dispositivo móvil como plataforma de distribución de contenidos adquiere, pues, consistencia. Especialmente si tenemos en cuenta el hecho del creciente despegue de ventas de dispositivos avanzados –algunas previsiones hablan de un 30% del mercado en 2012- y la consecuente expansión de una cultura multimedia móvil cada vez más afianzada. No en vano en España -y es un botón de muestra significativo en Europa- este año por primera vez el volumen del tráfico de datos supera al de voz. La creciente implicación de las compañías mediáticas en la comercialización de la tecnología móvil responde así a la confluencia de las posibilidades abiertas por los desarrollos tecnológicos y la extensiva implantación social y cultural de esa tecnología. Pero, más aún que sobre los desarrollos tecnológicos, la viabilidad del medio móvil descansa sobre la sólida base de una difusión e implantación social sin precedentes en la historia de la tecnología. Es esa base la que proporciona un suelo de desarrollo potencial sin parangón en cuanto a tendencias posibles y públicos viables (al menos en lo que a tecnología digital se refiere).

De una forma si cabe más ilustrativa que las interminables hileras de datos, Richard Heeks, Director del Centre for Development Informatics University of Manchester, ha condensado en un gráfico en flash los datos de la evolución de la penetración de los dispositivos móviles (en aparatos por cada 100 habitantes) en casi todos los países (por volumen del PIB) entre 1998 y 2008 (los datos son de la ITU). La potencia visual del gráfico permite apreciar lo vertiginoso de la implantación de la plataforma móvil y la importancia que va adquiriendo en el marco de la tan mencionada brecha digital, con una importante presencia en los países en vías de desarrollo. El gráfico permite comparar países, contientes, áreas y su evolución a lo largo de la década de despegue del medio móvil (1998-2008). Llama la atención, por ejemplo, el drástico despegue de su difusión en no pocos países en vías de desarrollo a partir de 2004.

El post original de R. Heeks lo encontraréis aquí. El gráfico en Google Spreadsheets lo tenéis aquí. Como el propio Heeks comenta, merece la pena compararlo con los datos de implantación de Internet, por ejemplo, aquí.